+34 646 018 189info @ iriamago.com
Zapatos

Shoeaholic

Te das cuenta que eres una shoeaholic cuando…

  • …tienes zapatos guardados por toda la casa.
  • …todavía no has estrenado unos zapatos que te compraste hace más de dos meses.
  • …buscas unos en concreto y de repente ves aquellos que ni te acordabas que tenías.
  • …compras unos sin pensar con qué vas ponértelos.
  • …tienes una habitación solamente para ellos.
  • …tus amig@s te regalan libros sobre zapatos…

 

Si cumples una o más de estas afirmaciones, acéptalo, eres una shoeaholic. Y es que los zapatos se han convertido en un complemento fetiche a lo largo de los años.

A veces seleccionamos el vestuario según los zapatos que hemos elegido para ese día. Algunos estilistas y asesores de imagen piensan que esto es un error pero yo no estoy de acuerdo. Pienso que se puede crear un look a partir de cualquier prenda, incluso si lo primero que elegimos es un complemento.

El hecho de cubrir los pies como necesidad básica ha ido evolucionando con el paso de los años, hasta convertirse en un arte. Los hay altos, bajos, planos, abiertos o cerrados, hechos de diferentes materiales, lisos o con estampados, cuñas, plataformas, bailarinas, botas, botines, sandalias, deportivas y podríamos seguir unas cuantas líneas más… En resumen, un zapato para cada ocasión.

Además de esto, existe una oferta muy variada en cuanto a precios, desde diseñadores de alta costura hasta tiendas low cost que acercan la moda a todos los públicos. Hoy en día, no hace falta dejarse dos sueldos en unos zapatos para ser la más chic de la oficina. La moda está al alcance de todos, solo hay que saber cómo buscar y qué es lo que mejor nos va.

El otro día una experta en marketing me preguntó cuáles eran mis zapatos favoritos y a pesar de que siempre tengo respuesta para todo, no supe qué contestarle. ¡Todos mis zapatos son favoritos! Todos ellos son especiales y todos tienen una razón por la que estar en mi armario. A lo que sí puedo contestar sin pensar es qué zapatos no pueden faltan en mi armario. Pues bien, en un fondo de armario no pueden faltar unos buenos zapatos negros de tacón. Básicos que funcionan bien con todo, con unos jeans, para la oficina, para un evento especial, una cena, incluso una boda. Si son de calidad, te durarán muchos años, serán cómodos porque la piel se adaptará a tu pie, estilizarán tus piernas y además, combinan con todo.

Truco: Si vas a comprarte unos zapatos hazlo a última hora del día cuando tus pies están más hinchados. De esta manera te aseguras que no te aprieten cuando te los pongas por la mañana y no te duelan los pies el resto del día.

Aquí tienes los míos. ¿Qué te parecen?

Diapositiva1

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *