+34 646 018 189info @ iriamago.com
Modelos

¿Dónde están los límites de la belleza?

Recuerdo que siendo muy pequeña coleccionaba recortes de revistas de una de las top models más famosas del momento y los intercambiaba con mis amigas en el recreo y en los cambios de clase como si de cromos se tratase. Lo cierto es, que todavía conservo esa caja llena de recortes de todas las formas y tamaños y después de tanto años ni se me ha pasado por la cabeza deshacerme de ella.

Como tantas niñas, en aquella época, también queríamos parecernos a las modelos como Claudia Schiffer, Christy Turlington, Linda Evangelista o Naomi Campbell. De hecho, recuerdo que en los recreos jugábamos a desfilar haciéndonos vestidos con los mandilones que llevábamos debajo del uniforme… Era para verlo… y aunque parezca que algunas modelos hayan hecho un pacto con el diablo (o su cirujano…), el tiempo ha pasado para todo el mundo.

modelos 90s

Las modas cambian y los cánones de belleza también, y a medida que he ido haciéndome mayor he sido partícipe de un cambio que, todavía a día de hoy, sigue saliendo a debate y es muy castigado públicamente: La extrema delgadez y aspecto casi enfermizo de algunas modelos.

Cuando yo era niña, las modelos se veían saludables, con rubor en la cara, sonreían a cámara felices y caminaban por la pasarela con sus 90-60-90, o incluso más, que nos hacía morir de envidia al verlas pasar. ¿Y ahora qué está pasando? Y perdón por ser tan lapidaria pero… ¿de verdad nos gusta una mujer enclenque y desnutrida con aspecto de insecto palo? A pesar de las normativas y de la alarma y crítica social seguimos viendo modelos disecadas encima de algunas pasarelas. Es que no sé qué moda es ésta tan insalubre que se aleja tanto de la realidad… Muy mal ejemplo para nuestras adolescentes, por cierto.

XS

El canon ideal de belleza actual es el reloj de arena. Esto implica que debe existir una armonía entre hombros y cadera y que la cintura esté definida, sin más. Existen cuerpos de tallas XL o más que reúnen estas condiciones y por ello, tienen la silueta ideal. Lo que me parece el colmo de los colmos es que nos hagan creer que lo ideal es meterse en una talla 34 midamos lo que midamos y fomentar esos cuerpos esqueléticos que parece que van a romperse en cualquier momento. ¡Señoras y señores… La curva es sexy! Ya lo decía Botticelli…

XL

Seamos realistas, por favor… La extrema delgadez no es bonita ni sana como tampoco lo es el sobrepeso en exceso. Todo tiene un término medio y ya se sabe que los extremos nunca fueron buenos.

Iria·Mago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *